lunes, 13 de diciembre de 2010

Como perder "amigos" rapidamente-Escrito por DAVID WILKERSON



Escrito por DAVID WILKERSON

Una de las mejores formas de perder amigos y ser rechazados, es caminar conforme a la voluntad de Dios. Tener seriedad en los asuntos espirituales, abandonar todos tus ídolos, volverte al Señor con todo tu corazón, quitar tus ojos de las cosas del mundo... Y ¡Repentinamente te has convertido en un fanático religioso y te hallas ante el peor rechazo por el resto de tu vida!

Cuando eras tibio, teniendo una forma de santidad sin poder, cuando no eras demasiado pecador o demasiado santo... tú no tenías problemas con nadie, ni aun con el diablo. Las cosas estaban tranquilas, eras aceptado. Tú eras justamente otro de los muchos creyentes indiferentes.


Pero has cambiado. Tuviste hambre de Dios. Te convertiste de tus pecados y no pudiste participar ya más de los juegos de la iglesia. Te arrepentiste y te volviste al Señor de todo corazón. Se vinieron abajo los ídolos. Empezaste a escudriñar la Palabra de Dios. Te detuviste de ir tras las cosas materiales y llegaste a obsesionarte con Jesús. Viniste a un nuevo reino de discernimiento y comenzaste a ver cosas en la iglesia, las cuales antes no te interesaban. Escuchas cosas desde el púlpito que quebrantan tu corazón. Ves a otros congregantes comprometidos con el mundo, exactamente como tú estabas una vez. Eso te lastima. Has sido despertado, cambiado, quebrantado y contrito en espíritu. Y tienes ahora una carga por la iglesia dada por Dios.


¡Pero en lugar de que tus amigos se regocijen o entiendan, piensan que te estás volviendo loco!, llamándote fanático.

Cuando el Espíritu Santo me despertó hace años, cuando empecé a ver su llamado a la santidad; y me convencí realmente de caminar en la verdad y la palabra llegó a ser viva; y cuando empecé a ver cosas que nunca había visto antes, quise compartirlo con todos. Deseé y llamé a los predicadores por teléfono y compartí lo que Dios estaba diciendo. Con muchos que vinieron a mi oficina, lloré y saqué mi Biblia y les señalé las verdades gloriosas de una total rendición y pureza de corazón. Pensé que ellos lo verían también. Pensé que amarían la Palabra y caerían conmigo a orar para obtener un nuevo toque de Dios. En lugar de eso, la mayoría solamente me miraron diciendo cosas como: ¿Estas seguro que no te estas sobrepasando un poco? o, “Es un poco pesado para mí”. Entre más busqué a Dios, menos me entendieron. Fue como agua helada que arrojaron en mi cara. Ellos no querían escuchar.


Si esto te ha estado sucediendo desde que Dios te despertó, tú no estás solo. Quiero mostrarte y advertirte de acuerdo a la Palabra de Dios, que es lo que te espera si te has decidido a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Debes esperar tres reacciones: 1. Serás rechazado 2. Serás echado 3. Serás apedreado.

1- Serás rechazado

Jesús advirtió: “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19). Muéstrame un creyente que haya llegado a amar tanto la Palabra, como hacedor de la verdad, y te mostraré uno que será rechazado y perseguido por la totalidad de la iglesia tibia. Abandona este mundo y ellos te abandonarán. Jesús tuvo muchos seguidores, hasta que la palabra que Él predicó fue percibida: –demasiado dura, demasiado exigente–. La multitud que amaba sus milagros escuchó sus declaraciones y lo abandonaron, diciendo: ¡Demasiado dura! ¿Quién puede recibirla? Jesús se volvió hacia los doce y preguntó: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” o, ¿Es mi palabra demasiado dura para ustedes también? Pedro respondió: “¿A Quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna”. (Juan 6:67-68) No, Pedro y los otros once no se irían porque la mayoría de la gente decía que era demasiado dura, demasiado exigente, la amaban porque estaba produciendo en ellos valores eternos. Ellos permanecerían en la verdad, sin importar el precio.


Esta es la situación que cada cristiano debe afrontar en estos últimos tiempos: ¿Te vas a apartar de la Palabra que te convierte; verdad que señala tu pecado; verdad que remueve, corrige y arruina tus ídolos? ¿Verdad que te llama a quitar tus ojos de las cosas de este mundo, de ti mismo y del materialismo? ¿O te vas a apartar de escuchar un cosquilleo suave, sosegado de la verdad adulterada? ¿Vas a permitir que el Espíritu Santo te pruebe? ¿Te exponga?

La verdad te hace libre: Libre de predicaciones muertas; libre de pastores muertos; libre de tradiciones muertas; libre de doctrinas de demonios; libre de compañerismos que te desvían de la verdad porque es: “Demasiado comprometedora”, como la llaman ellos. Los hacedores de la verdad desean venir a la Luz, dejar que cada hecho secreto sea revelado, Jesús dijo: “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la Luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”. (Juan 3:20-21).

Aquello que es verdad genuina, revela cada cosa oculta. Cuando Jesús empezó a sacar a la luz los pecados ocultos, los judíos religiosos buscaron matarlo. Jesús dijo: “Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi Palabra no haya cabida en vosotros. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios” (Juan 8:37,40 y 47).

Hay multitud de creyentes hoy en día que no aman la verdad. Dios dice que esto es a causa de su pecado secreto –“Se complacen en su iniquidad”-. Estos comprometidos amantes del placer están en un horrible engaño. Igual que los judíos de los tiempos de Jesús, están convencidos de que ellos ven. Creen que son hijos de Dios, y rechazan ferozmente cada palabra que revela sus más profundos secretos y codicias. Lo que tienen en sus corazones es algo diferente a la verdad. No están abrazando la verdad como una perla de gran precio. En vez de ello, acarician algún placer oculto, algún ídolo, algún pecado favorito.

Anótalo. Aquellos que te rechazan y abandonan por causa de la verdad, lo hacen porque te ven como una amenaza hacia lo que ellos estiman. Tu vida apartada es una reprensión a su forma de actuar y tibieza.

2- Te echarán

Jesús advirtió: “Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2). Jesús dijo: estas cosas les digo, para que no se entristezcan... no se sorprendan cuando las iglesias tibias los arrojen: “Porque no conocen al Padre ni a mí” (Juan 16:3)

Jesús sanó a un hombre que había nacido ciego. Fue traído a la iglesia para ser interrogado por los fariseos religiosos. Sus ojos se habían abierto: ¡Podía ver! Y dijo: “Una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo” (Juan 9:25). ¿Se regocijaron ellos porque este hombre había recobrado la vista? ¡No! “Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿Y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron” (Juan 9:34)

Ese hombre ciego representa el remanente santo –aquellos cuyos ojos han sido abiertos a la santidad de Dios–. Sigan adelante; testifiquen como él lo hizo ¡Antes estaba ciego y ahora veo! Ellos te echarán diciendo ¿Quién te ha hecho nuestro maestro? ¡Si tu pretendes caminar de acuerdo a la voluntad de Cristo, debes estar preparado para soportar su vituperio! “Porque por amor de ti he sufrido afrenta; confusión ha cubierto mi rostro. Extraño he sido para mis hermanos, y desconocido para los hijos de mi madre (mis hermanos y hermanas). Porque me consumió el celo de tu casa; y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí” (Salmo 69:7-9). Esto habla primeramente de los sufrimientos de Cristo ¡Pero tal como Él estaba en este mundo, así estamos nosotros! Si ellos lo persiguieron y lo vituperaron, harán lo mismo con aquellos que mueren a sí mismos. ¿Quién vituperó a Cristo? ¿Quién amontonó deshonra sobre su cabeza y arrojó su nombre como una inmundicia? ¡La multitud de la iglesia centrada en el hombre!

¡Echar a los creyentes santos, es el más grande favor que la iglesia centrada en el hombre, pudiera otorgarles! Escucho a cristianos decir: "Mi iglesia esta muerta ¡No me gusta lo que está pasando, pero Dios me puso aquí! Permaneceré y trataré de cambiar las cosas".
Esto puede ser peligroso. También, puede ser la tradición la que te esté deteniendo. Puede ser que no estés listo para caminar de acuerdo a la voluntad de Dios como pensabas. Tus viejos amigos te detienen.

3- ¡Serás apedreado!

¡Serás apedreado por la mayoría! “Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hechos 7:59). ¡Había un hombre contra la multitud!

Aquí tenemos un hombre “¡Con sus ojos fijos en Jesús!”, Siendo aborrecido por sus opositores. Escuchen el odio de estos hombres con vestidura de fanático religiosos: “Y crujían los dientes contra él. Se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él” (Hechos 7:54,57). ¿Qué fue lo que este hombre justo hizo para enfurecer a las multitudes religiosas? Predicó la verdad que les partió el corazón: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. Vosotros que recibisteis la ley... y no la guardasteis” (Hechos 7:51,53). ¡Él tuvo que predicar la verdad! Ellos tenían su corazón aún ligado al mundo –atado por su codicia–. Sabían lo que era la ley de Dios, pero rehusaron obedecerla. Ellos crucificaron a Cristo.

La espada de dos filos de la verdad había partido lo más profundo de sus corazones. Pero fue su testimonio, cuando vio el cielo abierto, lo que atrajo la ira sobre él. “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon” (Hechos 7:55-58).

Jesús enseñó una parábola del labrador que poseía una viña y envió por los frutos al tiempo de la cosecha. Envió a sus sirvientes. “Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon” (Mateo 21:35). ¡Así es hoy! Dios ha enviado sus santos atalayas a recoger el fruto de su viña. Pero en lugar de eso, hay palizas verbales, muertes con odio, apedreados con palabras hirientes. Tenemos hoy en día una “compañía de Esteban” quienes pueden decir: ¡He visto el cielo abierto! Esto es una clara visión de Jesús –esa cortante palabra de verdad, ¡que provoca la ira de aquellos incircuncisos de corazón!-


Los israelitas trataron de aprender a Josué y a Caleb por su llamado a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Diez espías desalentaron al pueblo de Dios diciendo: No podemos ir. ¡Hay demasiados gigantes! ¡Demasiadas murallas altas! “Y Caleb dijo... subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Números 13:30). Pero ellos dijeron: “Designemos un capitán, y volvamos a Egipto” (Números 14:4) “Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel” (Números14: 6-10)

Mi interés en esta historia no es por Josué y Caleb, sino por Dios, que estaba con ellos. ¡Mi interés es por este pueblo de Dios que estaba crujiendo los dientes y recogiendo piedras! ¿Por qué un llamado a la obediencia provocó en ellos tal reacción? ¡Vean el llamado! Estoy convencido de que una vez que el corazón es capturado por un ídolo o codicia, la incredulidad se posesiona. La indiferencia y la incredulidad van de la mano. Por tal razón, toda predicación en contra de ser indiferentes al pecado los hace rechinar y terminan peleando contra Dios, mientras que ciegamente están confesando su nombre.

La recompensa de caminar de acuerdo a la voluntad de Dios

¿Cuál es la recompensa? ¡Tener a Cristo junto a ti! Hay muchas otras recompensas por caminar de acuerdo a la voluntad de Dios, pero menciono sólo una, porque es todo lo que necesitamos. Pablo estaba encarcelado en una fortaleza en Jerusalén, mientras todo el sistema religioso buscaba matarlo. La iglesia estaba consternada. Él fue acusado de “Profanar el lugar santo, de predicar una falsa doctrina”. Aun los soldados “temieron que Pablo fuera despedazado”; así es que lo arrebataron de en medio de ellos y lo apresaron en un castillo. “A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma” (Hechos 23:11”)

El mismo Señor le habló a Pablo -¡no un ángel!- Y qué palabra: ¡ANÍMATE! ¡HAY MAS POR VENIR! ¡Pero podrás enfrentar cualquier circunstancia o a cualquier persona si sabes que: EL SEÑOR ESTA CONTIGO!

Extraído del libro "Tenemos hambre de Cristo" de David Wilkerson

¿Que estilo de música escucha Dios?



Desde hace un tiempo varias personas nos vienen preguntando por qué en algunos de nuestros videos incluimos música Rock. Nos dicen que están muy de acuerdo con el mensaje pero que la música les parece inadecuada.
Hace pocos días alguien nos aconsejó que escuchemos un seminario que dio el doctor Frank Garlock sobre la música que le gusta a Dios y la que no.
Por lo que hemos decidido hablar de este tema.

¿Que Biblia es esa?

En realidad varias veces me habían hablado de este seminario de Frank Garlock pero nunca me había tomado el trabajo de escucharlo.
Hasta que me decidí a hacerlo y ver que podía aprender.

Lamentablemente solo encontré versículos sacados absolutamente de contexto, historias distorsionadas, triste extremismo, fobias culturales, prejuicios de un hombre de otra época, puro intelectualismo y frases como "lo importante no es lo que yo piense sino lo que la Palabra dice al respecto. Por eso estudiaremos la Palabra sobre la música", pero luego basa casi todo lo que dice en sus teorías personales y en libros de gente no cristiana.

Llega a decir que la danza no es de Dios (se refiere a la danza que muchas Iglesias usan en el momento de la alabanza, no solamente a bailes más modernos), que el uso de instrumentos eléctricos le desagradan a Dios y que la música contemporánea no es de Dios porque hace demasiado énfasis en el ritmo, ya que casi todos los ingredientes que usa son rítmicos y que la música cristiana debe ser principalmente melodía.
¿En que se basa para decir que la música cristiana no debe tener tanto ritmo?.
En que, según él, cuando en Colosenses 3:16 dice que debemos cantar "salmos" en el griego original se está refiriendo a melodías.

Vamos a verificarlo:

La palabra griega ahí es "psalmós" y es un derivado de "psállo" que significa "rasgar o tocar, tocar en un instrumento de cuerdas". Por lo que se está refiriendo a tocar música instrumental.
Pretender decir que porque en este versículo habla de música instrumental toda la música cristiana debe ser principalmente melodía y no ritmo ES ABSOLUTAMENTE RIDICULO Y TEOLOGÍA DE UN NIÑO DE 5 AÑOS.

Luego dice que el hecho de que en la música haya un porcentaje demasiado elevado de ritmo es algo desequilibrado y que Dios es equilibrio. Que al ser el Señor un Dios equilibrado no le agrada música que sea desequilibradamente rítmica o sea es un arte desbalanceado.
OTRA RIDICULEZ.
Es lo mismo que un diseñador de ropa se convierta a Cristo y diga que como el Señor es un Dios equilibrado no es de Dios que la gente se vista con pantalón de jean (vaqueros) y una chaqueta de jean (chaqueta vaquera), ya que esto es un desequilibrio. Demasiado jean.
O si algún artista de artes visuales viniera a mi casa y me dijera que mi casa le desagrada a Dios porque las paredes y el techo son todos blancos. Y me explicara: "Estoy seguro de esto porque el Señor es un Dios equilibrado. Debes mezclar un poco más de colores en tu casa para agradar a Dios".

ESTO ES LLEVAR UNA VERDAD A UN EXTREMO RIDÍCULO.

Prohibido los susurros

También dice que cuando un interprete está cantando una melodía de manera suave o susurrada es sensualidad, por lo tanto es algo que, según sus palabras, "viola tu intimidad... se acerca demasiado". Y pone como ejemplo una canción de adoración donde la interprete está adorando suavemente al Señor.
Por lo que si le hacemos caso a Frank Garlock tampoco podríamos orar suavemente en una reunión de oración porque estaríamos tentando a las demás personas. En innumerables reuniones de oración en que he participado hemos tenido momentos de guerra, pero también instantes de dulce intimidad, de susurro. ¿Es eso pecado y algo carnal?.
Si lo podemos hacer en una reunión de oración compartida, ¿que alguien exprese lo mismo en una canción es necesariamente un síntoma de carnalidad y sensualidad?.
OTRA RIDICULEZ.

¡Que linda música del mundo!

Pero lo que más me sorprendió es que finalizando su seminario sobre la música dice: "Bien, hasta ahora les he mostrado mala música. Entonces ¿que pueden oír?". Por lo que ahí pasa a recomendarnos música que sí es "buena" y edificante. Y dice: "Pues hay tanta música que sí se ajusta a los principios bíblicos".
Así que prepárense porque ahí viene. Ahora nos va a decir la música que sí es agradable para Dios. Este es el estilo de Dios según Frank Garlock:
"Entre la música secular, Selecciones del Reader's Digest ha sacado varios albumes, con música hermosísima (está hablando de música no cristiana): melodía perfecta, ritmo bajo la superficie, se ajusta a los principios bíblicos".

Ufffff.... me dice que la música con mucho ritmo es antibíblica y que los instrumentos eléctricos son desagradables a Dios ¿pero me aconseja música del mundo?.

Y continúa: "Puedes escuchar a Empire Brass, con instrumentos de bronce".
¿Sabes lo que es Empire Brass?. Es un grupo no cristiano que en su repertorio incluye mucha música de Mozart como pueden ver en su pagina web www.empirebrass.com.
Por lo que nos está recomendando que abandonemos el Rock y que en su lugar escuchemos un grupo que interpreta canciones de Mozart.

¿Sabes quien fue Mozart?

Wolfgang Amadeus Mozart fue un músico que tuvo su momento de mucho éxito en el siglo 18, miembro de una logia masónica y con una vida llena de alcohol, excesos y mujeres.
¿Puede un hombre así hacer música agradable a Dios y recomendable?. ¿Hay alguna diferencia entre este hombre y músicos famosos de esta era como Kurt Cobain o Jimi Hendrix que murieron llenos de excesos y vicios?. ¿Puede un hombre como Mozart de una secta diabólica y lleno de excesos hacer música con principios bíblicos?.

Pero claro, ¿quien al escuchar su música diría que es música horrible del mundo?. ¿Al ser música clásica es más santa que el rock?. ¿Acaso una canción de rock de Marilyn Manson (satanista declarado) no es tan satánica como una de música clásica de Mozart?. ¿Que suene más aceptable para el oído de un hombre de 60 años la santifica?.

Más recomendaciones

Luego también nos recomienda más música del mundo como el grupo Cincinnati Pops (también NO cristiano). Pero claro como es música clásica es santa.

Y luego por fin nos recomienda "música sagrada". Pero no hace ningún nombre, solo dice: "Hay muchísima que pudiera recomendar, en música instrumental y coral. Ustedes dirán: 'no sé donde encontrarlo'. Bueno, hay que buscarlo como todo lo demás.... Si eres diligente lo podrás encontrar. Y existe mucho, tanto, entre lo secular y entre lo sagrado".
Y al final aconseja algunos himnos como los de Fanny Crosby.

Si es doctor tiene razón

Sinceramente al escuchar este seminario de música pensé en la cantidad de gente que habla de él como la VERDAD sobre la música. Como ya dije, la persona que hace unos días me lo recomendó, un poco como queriendome abrir los ojos, no era la primera. Ya me lo habían "recomendado".
De hecho sé que algunos de los que van a leer este artículo están muy de acuerdo con Frank Garlock y les molestará esto.

Pero a mi me da la impresión que hay mucha gente que se deja impresionar con títulos como "DOCTOR" y con frases como "llevo 36 años investigando sobre la música".

De hecho la persona que me escribió hace unos días se refirió a la cantidad de años que tenía Frank Garlock en este tema como avalando que si tenía tantos años en este tema no se podía equivocar.

Esa es la misma técnica que usan ciertos pastores manipuladores para manipularte cuando tú los confrontas con que la Iglesia se ha desviado. Ellos te dicen: "Yo tengo 20 años de ministerio. ¿Me vas a enseñar a mí?. ¿Tú me quieres enseñar a mí?".
Es lo mismo que dijo Marcos Witt cuando lo confrontaron con su visión ecuménica: "Tengo 25 años de ministerio".

Yo pregunto: La Iglesia Católica Apostólica Romana lleva alrededor de 1700 años. ¿Lo que enseñan sobre la virgen María, que el Papa es infalible, y demás herejías son la verdad de Dios?. Llevan 1700 años de experiencia ¿eh?.
El doctor Frank Garlock dice llevar muchos años de estudio en este tema, pero yo tengo otro libro de un escritor que también dice llevar mucho tiempo de estudio sobre la música y opina todo lo contrario. ¿Que debo fijarme quien tiene más años de los dos investigando para saber quien tiene razón?.

Esto no es por acumulación de años ni por títulos. ESTO ES: ¿ES LA VERDAD DE DIOS REVELADA EN LA PALABRA O SON TRADICIONES DE HOMBRES Y VERSÍCULOS SACADOS DE CONTEXTO?.

¿El rock es del diablo?

Yo pregunto: ¿CUAL ES EL ESTILO DE MÚSICA DE DIOS?.
¿Cuál es el estilo de Dios?. El rock es del diablo. ¿Y cuál es el estilo de Dios?. Hasta algunos nos han escrito que la música que usamos en los Podcast o en ciertos videos es música del diablo que mueve emociones y pasiones humanas, que tengamos cuidado. Y yo pregunto otra vez: ¿entonces cuál es la música de Dios?. ¿Que estilo?. ¿Las canciones de adoración que usamos en muchas iglesias?. Tranquilas, suaves y melodiosas.

¿Sabes que el estilo que usa la enorme mayoría de las Iglesias es pop melódico?. Y no estoy hablando de Iglesias como Hillsong. No. Me refiero a que si tu Iglesia usa las canciones de Marcos Witt, Marco Barrientos, Danilo Montero, Jesús Adrian Romero y demás cantantes modernos, el estilo en el que está adorando a Dios es casi en su totalidad Pop. Ellos literalmente copiaron el estilo de música contemporanea para hacer su música. Es el mismo estilo de música en el que Michael Jackson, Madonna o cualquier cantante pop latino cantan sus letras mundanas y sensuales.

¿Los himnos son del diablo?

Tal vez tu digas: “No, pero en mi Iglesia usamos himnos tradicionales”. Ja. ¿Sabías que los himnos que algunas Iglesias toman como la música más santa que existe y como la música de Dios, su estilo fue tomado de la música contemporánea mundana?. Es más ¿sabías que algunos himnos fueron melodías de canciones mundanas a las que cristianos sumamente respetados por la Iglesia actual como Charles Wesley (hermano de John Wesley), Ira Sankey (cantante que acompañaba siempre a Dwight L. Moody en sus reuniones evangelísticas) o William Booth les cambiaron las letras?.

Leamos lo que dice el libro “Música cristiana en testigos contemporaneos” de Donald Ellsworth escrito en 1979: “La practica de Wesley era valerse de cualquier canción de teatro o de las calles tan pronto se hacía popular, y hacerla llevar algún nuevo himno escrito por él a los hogares de la gente” (Pag. 73). Por ejemplo la melodía del himno “Oíd un son en alta esfera” “fue escrita por Mendelssohn con el proposito de alabar a la imprenta, no para adorar a Dios” (“Debate de la música cristiana contemporánea” escrito por Steve Miller. Pag. 123). E himnos que hasta el día de hoy se siguen usando en algunas Iglesias como “Oh que amigo nos es Cristo” y “El es el lirio de los valles” se cantaban con la melodía de la canción secular “The old log cabin in the lane” (“Debate de la música cristiana contemporánea” escrito por Steve Miller. Pag. 131).

¿Mundanos y sensuales?

Y de hecho los llamados himnos tal cual hoy conocemos fueron muy rechazados por gran parte de la Iglesia de su momento por considerarlos mundanos y sensuales. La música aceptada en aquella época eran los salmos métricos.
El problema es que esos salmos también habian nacido en Francia en la primera mitad del siglo dieciséis con melodías de canciones populares francesas.

¿Salmos métricos del diablo?

A traves de los años la persona que se atreviera a cambiar algo de estos salmos metricos podia ser encarcelada, ya que se los consideraba tan sagrados que muchos creian que eran los verdaderos salmos de David, olvidando su procedencia.
“El paso del tiempo le habia conferido un nivel sagrado a las melodías que una vez fueron seculares” (“Debate de la musica contemporanea”, Steve Miller .Pag. 116)

¿Que estilo se usaba en la Iglesia primitiva?

Y es más, si vamos a la Iglesia primitiva encontramos que según historiadores respetados “los primeros compositores de himnos acomodaron sus letras a la música en el estilo de las raíces culturales del griego pagano, en vez de usar la cultura del hebreo bíblico” (David R. Breed “La historia y uso de los himnos” escrito en 1903. Pag, 255)

Hagamos música hebrea

Entonces ¿que hacemos?. ¿Volvemos a la música hebrea?. Yo se que alguien puede decir que al escuchar cierto estilo de música siente que ese estilo no es de Dios. Muy bien. Eso es lo que tú sientes y te felicito. ¿Pero no esperaras que los demás basemos nuestra vida en lo que tú sientes?. ¿Acaso no puede engañarte tu propia cultura?.

Obviamente que a una persona de 70 años, ya sea cristiano o no, el rock le parecerá algo del mismo infierno. De la misma manera alguien que se drogaba escuchando cierto estilo de música cuando lo escuche de vuelta le traerá imágenes de esos momentos.
¿Debemos basar la música que escuchamos o usamos para adorar a Dios en lo que gente así por su propia cultura siente?.

NO ESTOY DE ACUERDO

En Es Hora de Ser Real estamos en total OPOSICIÓN al comercio que han hecho con la "música cristiana", a la vida de muchos "músicos cristianos", a lo que cobran para tocar y sus requisitos de estrellas de rock, a las herejías que cantan y predican en muchos casos, a la sensualidad en sus videos, a los "becerros de oro" en los que se han convertido muchos de ellos, a la frivolidad y vacío de la mayoría de sus canciones y a la carnalidad que abunda hoy en la "música cristiana".
También nos oponemos a que el modelo de la mayoría de los "músicos cristianos" es el mundo y no Jesús. Ellos dicen que lo hacen para evangelizar pero luego jamás predican el evangelio sino filosofías del mundo.


CON RESPECTO A ESTO Y ALGUNAS COSAS MÁS SÍ ESTAMOS EN TOTAL DESACUERDO.
Pero en cuanto al estilo de música, ¿alguien sería tan amable con base bíblica real y no con distorsiones, conjeturas, prejuicios de un hombre de otra época y pensamientos de un intelectual que luego me aconseja música No cristiana, sino con la verdad bíblica, de decirme cuál es el estilo de música que escucha Dios?.

NOTA DE ÚLTIMO MOMENTO:
En este artículo se hace una pregunta muy sencilla:
¿Que estilo de música escucha Dios?

Todos podríamos referirnos a ciertos estilos de música y decir que son del diablo.
El artículo pregunta cuales SÍ son de Dios.

Solo se publicarán comentarios que se refieran a esta pregunta.
Y si responden que es un estilo de música aún no inventado y desconocido en la tierra, por favor responder porque en 2000 años de cristianismo solo se ha usado estilos de música contemporáneos.

Si quieren dejar una idea más completa, decir qué estilo de música y nombres de cantantes usan en sus vidas privadas.

Repito: para no salirnos de tema solo se publicarán comentarios que respondan estas preguntas que plantea el artículo.

Desde ya muchas gracias

¡Que el Señor nos envíe profetas! - Leonard Ravenhill



Una mirada a la iglesia hoy día nos hace pensar cuánto tardará un Dios Santo en cumplir su amenaza de vomitar esta Laodicea de su boca, pues si en algo están de acuerdo los comentaristas del Apocalipsis es que nos hallamos en la era de Laodicea en cuanto a la Iglesia.

Cristo es ahora «herido en la casa de sus amigos». El santo Libro del Dios viviente sufre más ahora de sus expositores que de sus opositores.

Sólo la Iglesia puede «poner límites al Santo de Israel» y hoy día lo hace con extraordinaria habilidad. Si hay grados en la muerte, entonces la peor muerte que conozco es predicar acerca del Espíritu Santo sin la unción del Espíritu Santo.

Debemos trazar, o sea, exponer bien la Palabra de Verdad. El texto: «He aquí yo estoy a la puerta y llamo» (Apocalipsis 3:20) no tiene nada que ver con los pecadores. Aquí encontramos el trágico retrato de nuestro Señor a la puerta de su iglesia laodicense tratando de entrar. Imagínatelo. En la mayoría de reuniones de oración el texto que más se emplea es: «Donde están dos o tres congregados en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos»; pero con demasiada frecuencia El no está en medio, sino a la puerta. Cantamos sus alabanzas, pero rehusamos su persona.

¡Oh creyentes en bancarrota, ciegos, y todavía alabándose de sus virtudes! Estamos desnudos y no nos damos cuenta de ello; somos ricos (nunca había tenido la iglesia mejores equipos que ahora), pero somos pobres (nunca había tenido menos unción espiritual que al presente). No tenemos necesidad de ninguna cosa (y, sin embargo, nos faltan casi todas las cosas que caracterizaron a la iglesia apostólica). ¿Puede El estar «en medio de nosotros» mientras nosotros mostramos sin ninguna vergüenza nuestra desnudez espiritual?
¡Oh, cuánto necesitamos el fuego! ¿Dónde está el poder del Espíritu Santo que rinde a los pecadores?


Los grandes predicadores hacen famosos los púlpitos, los profetas hacen famosas las prisiones. ¡Que el Señor nos envíe profetas, hombres terribles que alcen la voz y no callen, lanzando ungidos ayes sobre naciones corrompidas hombres demasiado ardientes para ser aceptados, demasiado duros para ser oídos, demasiado justicieros para ser tolerados! ¡Estamos cansados de hombres adornados con vestidos suaves y suave lengua, que usan ríos de palabras con unas gotas de espiritualidad, que saben más de competencia que de consagración, y de promoción que de oración! ¡Pastores que sustituyen la propagación por propaganda y se cuidan más de la diversión de la iglesia que de su santidad!

Extraído del libro de Leonard Ravenhill "Por qué no llega el avivamiento"

Ray Comfort_ El secreto más guardado del infierno



Publicado en inglés en http://www.livingwaters.com

En los años setenta tuve acceso a unas estadísticas de crecimiento de iglesias. Para mi horror, descubrí que 80 a 90% de las personas que hacen una decisión para Cristo, se apartan de la fe. - Una de las denominaciones más grandes en Estados Unidos, en el año 1991, consiguió 294'000 decisiones para Cristo. Pero encontraron a solo 14'000 de estas personas siguiendo a Cristo. Esto significa que 280'000 de estas decisiones eran falsas; y los evangélicos modernos toman estos resultados como algo normal.
Cuando descubrí esto, me preocupó mucho. Me puse a estudiar intensamente el libro de Romanos, y la predicación evangelística de hombres como Spurgeon, Wesley, Moody, Finney, Whitefield, Lutero, y otros que fueron grandemente usados por Dios. Encontré que ellos utilizaron un principio que es casi completamente olvidado por las modernas iglesias evangélicas.

La Biblia dice en Salmo 19:7, “La Ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma.” ¿Cuál es la cosa perfecta que convierte el alma? - “La Ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma.”
Para ilustrar la función de la Ley de Dios, hablaremos un poco de la ley civil. Suponemos que yo te digo: “Tengo una buena noticia para ti. Alguien acaba de pagar una multa de 25'000 dólares por ti.” - Tú probablemente reaccionas: “¿De qué estás hablando? No lo entiendo. Yo no tengo una multa de 25'000 dólares.” - Mi “buena noticia” sería una locura para ti. Incluso podría ser ofensiva, porque yo estoy implicando que tú has quebrantado la ley, mientras tú piensas que eres inocente.
Pero todo esto haría mucho más sentido si yo dijera: “Mientras tú manejaste tu taxi, has pasado con 90 kilómetros por hora por una zona restringida donde se encuentra un asilo de niños ciegos. Había diez señales claras indicando que la velocidad máxima era de 25 kilómetros por hora; pero tú has seguido de frente con 90 kilómetros por hora. Lo que hiciste fue extremamente peligroso; la policía te observó y te puso una multa de 25'000 dólares. Ya te iban a cobrar, cuando apareció alguien que tú ni siquiera conoces, y pagó la multa por ti. Realmente eres muy afortunado.”
Si yo te digo primero exactamente lo que hiciste mal, entonces la buena noticia tiene sentido. Pero si yo no te hago entender claramente que quebrantaste la ley, entonces la buena noticia parece locura.

De la misma manera, si yo enfrento a un pecador no arrepentido y le digo, “Jesucristo murió en la cruz por tus pecados”, esto será una locura y una ofensa para él. El piensa que no es un pecador, y que muchos otros son mucho peores que él.
Pero si yo tomo el tiempo de abrir para él la Ley de Dios, los Diez Mandamientos, y le demuestro exactamente lo que hizo mal, y que él ha ofendido a Dios, quebrantando Su Ley, entonces él “queda convicto por la ley como transgresor” (Stgo. 2:9). Y entonces la buena noticia acerca de la multa pagada será “el poder de Dios para salvación” (Rom.1:16).

Ahora, con esto en mente, miremos a Romanos 3:19. “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.”
Entonces, una función de la ley es cerrar la boca de los pecadores, para que ya no se justifiquen a sí mismos.
Verso 20: “...porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.” La Ley de Dios nos dice qué es el pecado. 1 Juan 3:4 dice: “El pecado es la transgresión de la ley.” - Gálatas 3:24: “La ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.” - La Ley no nos ayuda; nos hace ver que no podemos ayudarnos a nosotros mismos. La Ley no nos justifica; nos hace ver que somos culpables ante el juicio del Dios Santo.
La tragedia de la evangelización moderna es que hace unos cien años empezó a pasar por alto la capacidad de la Ley para convertir el alma. Entonces, tuvieron que encontrar una razón diferente para que los pecadores respondan al evangelio. La razón moderna es ahora “para vivir mejor”. - “Jesucristo te dará paz, gozo, amor, y felicidad.”
Esta enseñanza es muy popular, pero no es bíblica. Para ilustrarlo, contaré una anécdota:

Dos hombres están sentados en un avión. El primero recibe un paracaídas, y le dicen que debía ponérselo para mejorar su vuelo. El hombre tiene sus dudas, pero por fin decide probarlo. Al ponerse el paracaídas, siente el peso sobre sus hombros y encuentra que tiene dificultades de sentarse derecho. Pero se recuerda que esto debía mejorar la calidad de su viaje, entonces decide tener paciencia. Sin embargo, algunos otros pasajeros empiezan a reírse de él. El se siente humillado. Por fin no lo soporta más, se quita el paracaídas y lo tira al piso. Siente que le mintieron, porque el paracaídas no mejoró su vuelo en nada.
El segundo hombre recibe también un paracaídas, pero le dicen algo diferente. Le dicen que en cualquier momento, él tendrá que saltar del avión desde una altura de 8000 metros. Muy agradecido, él se pone el paracaídas. No siente el peso, ni la dificultad de sentarse derecho. En cambio, medita en lo que le podría pasar si tuviera que saltar sin este paracaídas. El sabe que el paracaídas le salvará de una muerte segura.

¿Qué dice el evangelio moderno? - “Ponte al Señor Jesucristo. El mejorará tu vida.” El pecador responde a esta invitación y “prueba” al Señor para ver si esto es verdad. ¿Pero qué experimenta? La tentación, tribulación y persecución que la Biblia promete a los cristianos. Los demás se ríen de él. Entonces ¿qué hace? “Tropieza por causa de la palabra” (Marcos 4:17) y se quita al Señor. Es que le hicieron una promesa falsa. Al final, este hombre está peor que antes, porque ahora está amargado contra el evangelio.

En vez de predicar que Jesús mejora nuestro vuelo, debemos advertir a los pasajeros que en algún momento tendrán que saltar. Que “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebr.9:27). Una vez que un pecador comprende las consecuencias terribles del quebrantar la Ley de Dios, huirá a su Salvador. Dios “ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” - ¿por qué? - “por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia...” (Hechos 17:30-31). Esto es lo que debemos predicar.
El asunto es la justicia, no la felicidad. No importa cuan feliz sea un pecador - sin la justicia de Cristo perecerá en el día de la ira de Dios. La paz y el gozo son frutos legítimos de la salvación; pero no es legítimo usar estos frutos como un cebo para atraer a los pecadores. Si hacemos esto, los pecadores responderán con motivos impuros, y les faltará el arrepentimiento.
¿Te recuerdas la razón por qué el segundo pasajero tenía paz y gozo en su corazón? Fue porque sabía que el paracaídas le iba a salvar de una muerte segura. Como un verdadero creyente, puedo saber que la justicia de Cristo me salvará de la ira venidera.

Entonces, el segundo pasajero no se molestará con el paracaídas cuando los otros pasajeros se ríen de él, o cuando el vuelo es turbulento, o cuando la azafata le echa el café caliente sobre sus piernas. De la misma manera, el verdadero creyente no se molestará con Dios cuando la tribulación viene o cuando otros nos ridiculizan. No hemos venido a Cristo para vivir más felices, sino para ser salvos en el juicio de Dios. Tristemente, tenemos a multitudes de cristianos que pierden su gozo y paz cuando pasan por turbulencias. ¿Por qué? Ellos son el producto de un evangelio centrado en el hombre, no en Dios. Les falta el arrepentimiento que es necesario para la salvación.

A.B. Earl dijo: “Encontré por experiencia, que las amenazas más severas de la Ley de Dios son lo más importante en guiar a personas a Cristo. Ellos tienen que ver que son perdidos, antes que clamen por misericordia; ellos no huirán del peligro hasta que lo vean.” - A.B.Earl fue un evangelista famoso del siglo XIX que ganó a 150'000 convertidos. Satanás no quiere que entiendas esto; entonces escucha muy bien. A.B. Earl dijo: “Encontré por experiencia, que las amenazas más severas de la Ley de Dios son lo más importante en guiar a personas a Cristo. Ellos tienen que ver que son perdidos, antes que clamen por misericordia; ellos no huirán del peligro hasta que lo vean.”

Nosotros hemos ofrecido la medicina, antes de hacer entender la enfermedad. Si yo testifico a alguien en el sur de California, casi siempre resulta que la persona ya ha “nacido de nuevo” seis o siete veces. Le digo: “Tienes que entregar tu vida a Jesucristo”, y él me responde: “Ah, sí, yo hice esto cuando tuve siete, once, diecisiete, veintitrés, veinticinco, treinta y dos años...” Este muchacho no es un cristiano. El es un fornicario y un blasfemo, pero él cree que es salvo porque ha “entregado su vida a Cristo.” El usa la gracia de Dios como una oportunidad para la carne. El no aprecia el sacrificio; él pisotea la sangre de Cristo (Hebr.10:29). ¿Por qué? Porque nunca fue convencido de su enfermedad, para que pueda apreciar la medicina.

La evangelización bíblica es siempre la Ley para los orgullosos, y la gracia para los humildes. Nunca vemos a Jesús dando el evangelio, la gracia de Dios, a una persona orgullosa, arrogante, autosuficiente. Nunca. Con la Ley, El quebranta el corazón duro, y con el evangelio, El sana el corazón quebrantado. Dios resiste a los orgullosos, y da gracia a los humildes (Stgo.4:6, 1 Pedro 5:5).

Las señoras deben entender este ejemplo: Estás limpiando la mesa de la sala; ya se ve toda limpia. Después abres las cortinas, y la luz del sol cae a la sala. ¿Qué ves en la mesa? Polvo. ¿Qué ves en el aire? Polvo. ¿Fue la luz que creó el polvo? No, la luz solo lo expone. Cuando tomamos el tiempo de abrir las cortinas ante el Lugar Santísimo, y dejamos que la luz de la Ley de Dios alumbre el corazón del pecador, entonces él se ve tal como es en realidad. “El mandamiento es una lámpara y la Ley es luz” (Prov.6:23).

En este punto, me gustaría contarles cómo yo personalmente doy testimonio.

Yo nunca me acercaría a alguien diciendo: “Jesús te ama.” - Tampoco empezaría una conversación diciendo: “Quisiera hablarle acerca de Jesucristo.” - Si tú estuvieras durmiendo y yo quisiera despertarte, yo no alumbraría tus ojos de frente con una luz brillante. Yo empezaría con una luz atenuada y la haría poco a poco más fuerte. - En una conversación evangelística, yo empezaría con algo natural y solo después pasaría a lo espiritual. Porque “el hombre natural no recibe las cosas del espíritu de Dios...” (1 Cor.2:14)

Vemos el ejemplo de Jesús en Juan 4. El empezó a conversar con la mujer sobre algo natural (el agua); después habló de cosas espirituales; trajo convicción por medio del Séptimo Mandamiento; y después se reveló a sí mismo como Mesías.
Entonces, si yo hablo con alguien, yo hablo primero sobre el clima, o sobre el deporte; llego a conocerle mejor; quizás hago unos chistes; y después hablo de lo espiritual.
Yo uso muchos folletos; y nuestros folletos siempre tienen un inicio poco usual. Por ejemplo, uno de ellos empieza mostrando una ilusión óptica. - O yo digo: “Tengo un regalo para Ud.”, y le doy una moneda que tiene en su reverso los Diez Mandamientos grabados. (Tenemos una máquina que hace esta grabación. En nuestro país es legal hacer esto; es considerado arte.) “Oh - ¿qué es esto?” - “Una moneda con los Diez Mandamientos, los grabé con mis dientes...” - Con esto estoy probando si la persona está abierta para cosas espirituales. Si él dice: “¿Diez Mandamientos? No, gracias”, entonces no está abierto. Pero la reacción normal es: “¿Diez Mandamientos? - ¡Muchas gracias! Yo aprecio esto.”
- Yo digo: “Ah, ¿Ud. piensa que ha guardado los Diez Mandamientos?” - “Ah, sí ... bastante.” - Yo digo: “Vamos a ver. ¿Alguna vez mintió?” - “Ah, sí ... una o dos veces.” - “Entonces ¿qué hace esto de Ud.?” - “Un pecador.” - Yo digo: “No, no. Específicamente, ¿qué es Ud. entonces?” - “Vaya, hombre, yo no soy un mentiroso.” - “¿Cuántas mentiras entonces tiene que decir uno para ser un mentiroso? ¿Diez mil y tantas? ¿No es cierto que si Ud. dice una sola mentira, esto hace un mentiroso de Ud.?” - El dice... “Bueno... parece que tiene razón.” - Yo digo: “¿Alguna vez Ud. ha robado algo?” - “No.” - “Yo no le creo. Ud. acaba de admitir que es un mentiroso”, yo digo. “¿Alguna vez Ud. ha robado algo, aunque sea algo muy pequeño?” - y él dice: “Sí.” - “Entonces, ¿qué hace esto de Ud.?” - El dice: “Un ladrón.”
- Yo continúo: “Jesús dijo: Si miras a una mujer para codiciarla, estás adulterando con ella en tu corazón (Mat.5:28). ¿Ud. alguna vez hizo esto?” - “Sí, muchas veces.” - “Entonces, como Ud. mismo admite, Ud. es un mentiroso, ladrón, y adúltero de corazón, y Ud. tendrá que enfrentarse con Dios en el día del juicio. Y hemos examinado solo tres de los Diez Mandamientos. Hay otros siete que están apuntados contra Ud. como cañones. ¿Alguna vez Ud. usó el nombre de Dios en vano?” - “Sí ... estoy intentando ya no hacerlo.” - “¿Ud. sabe qué está haciendo? En vez de decir una grosería que empieza com “m” para expresar su desagrado, Ud. usa el nombre de Dios en su lugar. Esto se llama blasfemia; y la Biblia dice: De toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. (Mat.12:36). - La Biblia dice también que si Ud. odia alguien, Ud. es un asesino (1 Juan 3:15).”

Ahora, lo maravilloso acerca de la Ley de Dios es que Dios la escribió en nuestro corazón. (Rom.2:15) - “Conciencia” significa “con conocimiento” (“ciencia” = “conocimiento”). Entonces, cuando una persona miente, codicia, fornica, blasfema, lo hace con conocimiento de que está mal. Dios ha dado luz a cada persona. El Espíritu Santo los convence del pecado, de la justicia, y del juicio (Juan 16:8). Su conciencia le acusa, y la Ley le condena.

Entonces yo digo: “Si Dios le juzga a Ud. según este estándar en el día del juicio, ¿Ud. será inocente o culpable?” - El dice: “Culpable.” - Yo digo: “¿Y Ud. piensa que irá al cielo o al infierno?” - La respuesta usual es: “Al cielo.” - Este es el producto del evangelio moderno. Yo digo: “¿Por qué piensa Ud. así? Piensa Ud. que Dios es simplemente tan bueno que El pasará por alto los pecados de Ud.?” - El dice: “Sí, eso es. El va a pasar por alto mis pecados.”
- “Bueno, intente hacer esto en una audiencia judicial. Ud. cometió una violación, un asesinato, y tráfico de drogas - crímenes muy serios. El juez dice: ‘Ud. es culpable. Toda la evidencia está aquí. ¿Tiene Ud. algo más que decir antes de escuchar la sentencia?’ Y Ud. dice: ‘Si, señor juez. Yo quisiera decir que yo creo que Ud. es un hombre bueno, y por tanto pasará por alto mis crímenes.’ El juez dirá probablemente: ‘En una cosa Ud. tiene razón, yo soy un hombre bueno. Y por causa de mi bondad, tengo que ver que se haga justicia. Por causa de mi bondad, yo tengo que asegurar que Ud. reciba su castigo justo.’ “
Y la misma cosa que los pecadores creen que les salvará en el día del juicio, la bondad de Dios, será la cosa que les condena. Por la razón de que Dios es bueno, él tiene que castigar todo pecado.

Entonces, con este conocimiento, el hombre es ahora capaz de comprender. El entiende ahora que el pecado es en primer lugar vertical: no es tanto un asunto de haber ofendido a otras personas, como de haber ofendido a Dios. “He pecado contra el cielo”, dijo el Hijo Pródigo (Luc.15:21). “Contra ti, contra ti solo he pecado”, dijo David (Sal.51:4). El entiende ahora que la ira de Dios está sobre él (Juan 3:36), que él “fue pesado en la balanza” de la justicia eterna, “y fue hallado falto” (Dan.5:27). Ahora él entiende que necesita un sacrificio (Gál.3:13, Rom.5:8). Hemos quebrantado la Ley, El pagó la multa. Tan sencillo es. Y si alguien se arrepiente y pone su fe en Jesús, Dios va a remover sus pecados.

No tengo tiempo de compartir muchas citas históricas con ustedes; mencionaré solo algunas.

Juan Wiclif, el traductor de la Biblia, dijo: “El servicio más sublime que un hombre podrá obtener en la tierra, es predicar la Ley de Dios.” ¿Por qué? Porque guiará a los pecadores hacia la fe en Cristo.

Lutero dijo: “El primer deber de un predicador del evangelio es declarar la Ley de Dios, y de demostrar la naturaleza del pecado.”
Estos hombres sabían que si no utilizamos la Ley en la proclamación del evangelio, llenaremos la iglesia con falsos convertidos.

Lutero dijo también: “Satanás, el dios te toda disensión, levanta diariamente nuevas sectas. Y últimamente, como yo nunca lo había previsto ni sospechado, él ha levantado una tal secta que enseña que no se debe atemorizar a los hombres con la ley, sino solo animarles suavemente con la predicación de la gracia de Cristo.”
- ¿Qué es lo que dice Lutero? El dice: Escuchen, muchachos. Acaba de levantarse una secta satánica. Ellos enseñan que no se debe atemorizar a los hombres con la ley, sino solo animarles suavemente con la predicación de la gracia de Cristo. Esto resume perfectamente casi toda nuestra evangelización moderna.

John Wesley escribió a un joven evangelista: “Predica 90% la ley y 10% la gracia.”
- ¿No sería mejor 50/50? - Imaginémonos que soy un médico, y tú eres el paciente. Tienes una enfermedad mortal. Yo tengo una cura; pero es absolutamente esencial que tú hagas caso a cada detalle de la cura, de otro modo no funcionará. Probablemente yo diría algo como esto: “Tome asiento. Tengo una noticia muy seria para Ud. Ud. tiene una enfermedad mortal.” - Veo que empiezas a temblar. Yo pienso: “Está bien. El está viendo que la situación es seria.” Yo traigo diagramas; traigo placas de rayos X. Te demuestro como el veneno se propaga por tu cuerpo. Te hablo por diez minutos completos acerca de esta enfermedad terrible. Después de esto, ¿cuánto tiempo piensas que tendré que hablarte acerca de la cura? No mucho. Cuando estás allí temblando después de estos diez minutos, yo digo: “Ah, hay un remedio contra esto.” Tú agarras la medicina y te la tragas. Tu conocimiento acerca de la enfermedad y sus terribles consecuencias te hizo desear la cura.

Mira, antes de ser cristiano, yo no tenia más deseo de justicia, de lo que un chico de cuatro años tiene deseos de bañarse. - Jesús dice: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia.”
¿Cuántos no creyentes conoces que tienen hambre y sed de justicia? La Biblia dice: “No hay ninguno que busque a Dios” (Rom.3:11). Ellos aman la oscuridad, odian la luz, y no vendrán a la luz para que sus obras no sean expuestas (Juan 3:19-20). Pero cuando yo fui confrontado con la Ley de Dios y vio que era espiritual, yo entendí que Dios requiere verdad en mis partes más íntimas (Sal.51:6); que El miraba mis pensamientos y calificaba mi lascivia igual como adulterio, mi odio igual como asesinato, yo empecé a decir: “Veo que soy condenado. ¿Qué tengo que hacer para ser justificado?” - La Ley me dio hambre y sed de justicia.

Charles Spurgeon dijo: “Ellos nunca aceptarán la gracia, antes que tiemblen ante una Ley justa y santa.”
Charles Finney dijo: “En todas partes, la Ley tiene que preparar el camino para el evangelio. Pasar esto por alto, resultará en una esperanza falsa, en un estándar falso en cuanto a la experiencia cristiana, y en iglesias llenas de falsos convertidos.”

David Wilkerson, cuando me llamó por teléfono, la primero cosa que dijo era: “Yo pensaba que yo era el único que no cree en ‘seguimiento’ “.
Ahora, yo creo en alimentar a los nuevos convertidos; yo creo en el discipulado - esto es bíblico y necesario. Pero no creo en “seguirle”. No encuentro esto en las Escrituras.
El eunuco de Etiopía se quedó sin “seguimiento”. ¿Cómo podía sobrevivir? Todo lo que tenía era Dios y las Escrituras.

Ahora déjenme explicar “seguimiento” para los que no conocen este concepto. Es cuando suceden “decisiones” en una campaña, o en la iglesia local, y retiramos a algunos de los pocos obreros de la cosecha, y les damos la tarea desesperante de correr detrás de estos “nuevos convertidos” para asegurar que sigan adelante con Dios. Al hacer esto, admitimos que tenemos muy poca confianza en el poder de nuestro mensaje, y en el poder de Dios para guardar a los suyos.
Si Dios los salvó, Dios los guardará. Si han nacido de Dios, nunca morirán. Si El empezó la buena obra en ellos, El la completará hasta Su día (Fil.1:6). Si El es el autor de su fe, El será también su consumador (Heb.12:2). El es capaz de salvar perpetuamente a aquel que se le acerca (Heb.7:25). El es poderoso para guardarlos sin caída, y presentarlos sin mancha delante de Su gloria (Judas 24). Jesús dijo: “Nadie les arrebatará de la mano de mi padre” (Juan 10:29)

Miren, el problema es que Lázaro está muerto por cuatro días (Juan 11). Podemos sacarlo de la tumba, levantarlo, abrir sus ojos, pero él “ya está apestando” (11:39). El necesita escuchar la voz del Hijo de Dios.
Y el pecador está “muerto por cuatro días” en sus pecados. Podemos decirle: “Repite esta oración conmigo.” Pero esto no le ayuda; él necesita escuchar la voz del Hijo de Dios, de otro modo no tendrá vida. Y lo que hace que el oído del pecador escuche, es la Ley. Es la Ley que convierte perfectamente el alma (Salmo 19:7). - Anda a buscar a un pecador y pruébalo.

No estoy hablando de “predicar fuego y azufre”. Esto solo producirá convertidos llenos de miedo. Pero usar la Ley de Dios producirá convertidos llenos de lágrimas.
Al predicar “fuego y azufre”, la gente se convierte porque quiere escapar del infierno. Pero en sus corazones piensan que Dios es duro e injusto, porque no han visto cuán extremamente pecaminoso es su pecado. No entienden que realmente merecen el infierno. Por tanto, tampoco entienden la misericordia y la gracia; y por tanto, no tienen gratitud por Dios y Su misericordia. Pero la gratitud es el primer motivo para evangelizar. No habrá deseos de evangelizar en el corazón de un falso convertido.

Pero el verdadero convertido sabe que ha pecado contra el cielo; que Dios ha visto hasta sus pensamientos más íntimos. Si Dios, en Su santidad, en el día del juicio traerá a la luz todos los pecados secretos del corazón, y todas las evidencias de su pecado, entonces Dios podría agarrarlo como un trapo sucio y echarlo al infierno, y sería justo. Pero en vez de darle justicia, Dios le dio misericordia, en que Cristo murió por él, cuando todavía era un pecador. Entonces, cae sobre sus rodillas ante la cruz llena de sangre, y dice: “Oh Dios, si tú hiciste esto por mí, yo haré cualquier cosa por ti. Yo me deleitaré en hacer tu voluntad. Tu ley está escrita en mi corazón.”
Y como el hombre en el ejemplo del avión, que nunca se quitaría su paracaídas porque sabe que su vida depende de él, así el verdadero convertido, que sabe que tiene que enfrentarse con un Dios santo en el día del juicio, nunca abandonaría la justicia de Dios en Cristo, porque su vida depende de él.

Y ahora, con todas las cabezas levantadas y todos los ojos abiertos, y sin que toque música, yo quiero desafiarles en cuanto a la validez de vuestra salvación. La evangelización moderna dice: “Nunca cuestiones tu salvación.” La Biblia dice exactamente lo contrario. “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos” (2 Cor.13:5). “Procurad hacer firmes vuestra vocación y elección” (2 Pedro 1:10).
Algunos de ustedes saben que algo está radicalmente equivocado en vuestra vida cristiana. Pierdes tu paz y gozo cuando tu vuelo pasa por turbulencias. No tienes deseos de evangelizar. Nunca caíste sobre tu rostro ante el Dios Todopoderoso, diciendo: “¡He pecado contra ti, oh Dios! ¡Ten misericordia de mí!” Y te falta la gratitud; y no tienes celos por los perdidos. No puedes decir que estás “encendido” para Dios; de hecho estás en peligro de ser llamado “tibio”, y de ser echado fuera en el día del juicio (Apoc.3:16) - cuando multitudes llamarán a Jesús “Señor, Señor”, y El dirá: “Apartaos de mí, hacedores de iniquidad (lo que es contra la ley); yo nunca os conocí” (Mat.7:22-23). No tienes consideración por la Ley divina. La Biblia dice: “Apártese de iniquidad (lo que es contra la ley) todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Tim.2:19).
Entonces, hoy necesitas reajustar el motivo de tu entrega. Amigo, no dejes que tu orgullo te detenga. Si estás considerando lo que los demás podrían pensar de ti - esto es orgullo. Prefieres las alabanzas de los hombres en vez de la alabanza que viene de Dios (Juan 12:43). El orgulloso de corazón es abominación al Señor (Prov.16:5). Entonces, humíllate bajo la mano poderosa de Dios, y El te exaltará (1 Pedro 5:5-6). Llámalo reconciliación, o llámalo entrega. Pero no importa cómo lo llames, “procura hacer firme tu vocación y elección”.

Apéndice: Carta de Kirk Cameron (actor de la serie de películas “Dejados atrás”) al evangelista Ray Comfort:

“... ¡Estuve tan animado y desafiado después de salir de tu casa! Tus enseñanzas acerca de la Ley y la gracia han hecho más sentido para mí que cualquier otra enseñanza, y estoy tan agradecido por lo que Dios está haciendo. ... Creo que siempre me hacía falta el profundo dolor de ver la profundidad de mi pecado, y la experiencia del gozo sobreabundante y de la gratitud por causa de la cruz, porque yo fui convencido del amor de Dios antes que fuera convencido de mi pecado. Yo no veía el gran problema; solo creía por fe que yo era un pecador (no tan malo como otros, pero sin embargo un pecador), y me arrepentí de mi “actitud general de pecado y egoísmo”. Pero nunca había abierto los Diez Mandamientos para mirar muy dentro de la fuente de mi corazón pecaminoso. Yo nunca me imaginaba que Dios estaba realmente enojado conmigo en algún momento por causa de mi pecado. Por causa de la “gracia”, yo pasaba por alto esa parte y simplemente estaba agradecido de que El me amaba y me había prometido la vida eterna.
Aunque pienso que fui salvo hace trece años, realmente fui sacudido anoche, caí sobre mis rodillas y confesé los pecados específicos que había en mi corazón, y que nunca antes fueron descubiertos. Creo que mi conocimiento acerca del “nuevo pacto” y del “estar bajo la gracia, no bajo la ley” me detuvo de examinar alguna vez mi corazón a la luz de los Diez Mandamientos. El nuevo peso de mi pecado me causa más dolor ... hiere mi ego, y me demuestra cuánto tuvo que pagar Jesús para liberarme. Oh, ¡¡¡¡la cruz maravillosa!!!!”

(Del libro “Out of the Comfort Zone” (“Saliendo de la zona de comodidad”), por Ray Comfort.)
.